¿Qué es la cláusula suelo?

Esta cláusula se introduce en los préstamos hipotecarios, provocando que el préstamo deje de variar y creando así un grave perjuicio para el consumidor.

El prestatario nunca se verá beneficiado de la bajada del Euribor, puesto que en esta cláusula se estipula un interés mínimo a pagar.

¿Cómo detecto si tengo cláusula suelo?

Por lo general, la cláusula suelo, suele introducirse en el apartado de “interés variable”, mencionándose como “limite a la variabilidad” o “limite a la aplicación del interés variable”, lo que supone que se establece un mínimo y máximo en cuanto a la variabilidad prevista.

¿Por qué puedo y debo reclamar?

La cláusula suelo ha sido declarada como abusiva tanto por el Tribunal Supremo como por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, ya que los Bancos no han cumplido con su deber de información y transparencia a la hora de introducirla en el préstamo, provocando así un grave perjuicio para los consumidores.

No dejes que te sigan engañando y reclama ya tu dinero.

¿Qué voy a conseguir?

El consumidor tiene derecho a que se le reintegren todas las cantidades abonadas de más, así como que se deje de aplicar la cláusula suelo, suponiendo esto un gran ahorro de cara a futuro.

El Banco vendrá obligado a devolver todo lo cobrado de más, así como a regularizar el capital pendiente y no amortizado a raíz de la cláusula suelo.

¿Qué documentación necesito para reclamar?

  • Escritura de préstamo hipotecario
  • Dos últimos recibos (en caso de que sigan aplicándote la cláusula suelo)
  • Cuadro de amortización histórico o último recibo con cláusula suelo y siguiente recibo sin cláusula suelo (en caso de que hayan dejado de aplicarte la cláusula suelo)

¿Cómo inicio los trámites para reclamar?

Lo único que debe hacer es rellenar el formulario y nos pondremos en contacto para informarle del procedimiento a seguir. Solo tendrá que pagar nuestros honorarios cuando recupere las cantidades.

 

Preguntas frecuentes del consumidor

¿Cómo puedo reclamar mi cláusula suelo si ya me han devuelto dinero desde 2013?
Hasta ahora, las entidades bancarias se han negado a devolver (de forma voluntaria) cualquier cantidad económica a aquellos clientes que han obtenido una sentencia estimatoria tras la que se les haya devuelto cantidades desde el 9 de Mayo de 2013, tal y como estipula la Sentencia del Tribunal Supremo, y que ha sido rectificada recientemente por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en su sentencia de 21 de Diciembre de 2016.


El Tribunal Supremo se pronunció el pasado 15 de Febrero, desestimando el recurso interpuesto por el banco BBVA sobre un procedimiento. Esto supone la adaptación de la jurisprudencia española al fallo del TJUE.


Por lo tanto, puedes reclamar tu indemnización por cláusula suelo, aunque hayas recuperado las cantidades desde 2013. Si bien es cierto, solo podrás recuperarlo de forma judicial.
¿Debo pagar impuestos al recibir la indemnización por cláusula suelo?
Es de vital importancia tener en cuenta la responsabilidad impositiva derivada de la indemnización, tanto si esta es resultado de un acuerdo con una entidad bancaria como si es dictaminado en sentencia judicial. Por ello, es importante estudiar el caso de forma individual, teniendo en cuenta:


a) No se integrará en la base imponible de IRPF la devolución en efectivo o a través de otras medidas de compensación, como consecuencia de acuerdos celebrados con entidades financieras, de las cantidades previamente satisfechas a las entidades financieras en concepto de intereses por la aplicación de cláusulas suelo.


b) Cuando tales cantidades en ejercicios anteriores, hubieran formado parte de la base de la deducción por inversión en vivienda habitual o de deducciones establecidas por la Comunidad Autónoma, se perderá el derecho a practicar la deducción en relación con las mismas, debiendo sumar a la cuota líquida estatal y autonómica, devengada en el ejercicio en el que se hubiera celebrado el acuerdo con la entidad financiera, exclusivamente las cantidades indebidamente deducidas en los ejercicios respecto de los que no hubiera prescrito el derecho de la Administración para determinar la deuda tributaria mediante la oportuna liquidación, en los términos previstos en el artículo 59 del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobado por el Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo, sin inclusión de intereses de demora.


No resultará de aplicación la adición prevista en el párrafo anterior respecto de la parte de las cantidades que se destine directamente por la entidad financiera, tras el acuerdo con el contribuyente afectado, a minorar el principal del préstamo.


c) Cuando tales cantidades hubieran tenido la consideración de gasto deducible en ejercicios anteriores respecto de los que no hubiera prescrito el derecho de la Administración para determinar la deuda tributaria mediante la oportuna liquidación, se perderá tal consideración, debiendo practicarse autoliquidación complementaria correspondiente a tales ejercicios, sin sanción, ni intereses de demora, ni recargo alguno en el plazo comprendido entre la fecha del acuerdo y la finalización del siguiente plazo de presentación de autoliquidación por este Impuesto.


d) Cuando tales cantidades hubieran sido satisfechas por el contribuyente en ejercicios cuyo plazo de presentación de autoliquidación por este Impuesto no hubiera finalizado con anterioridad al acuerdo de devolución de las mismas celebrado con la entidad financiera, así como las cantidades a que se refiere el segundo párrafo de la letra a anterior, no formarán parte de la base de deducción por inversión en vivienda habitual ni tendrán la consideración de gasto deducible.


Lo dispuesto en el Real Decreto Ley será igualmente de aplicación cuando la devolución de cantidades hubiera sido consecuencia de la ejecución o cumplimiento de sentencias.


Pese a esta información y debido a las constantes modificaciones en este tipo de regulaciones, siempre aconsejamos consultar a un especialista (asesor fiscal) una vez se vayan a obtener las cantidades.


¿Cuándo debo pagar los impuestos de mi indemnización?
Aquellos consumidores que reciban la devolución de las cláusulas antes de junio del año 2017, deberán presentar la autoliquidación en ese mes, mientras que quienes lo hagan a partir de julio tendrán que regularizar su situación antes de junio de 2018.


¿Puedo ser condenado en costas?
Sí. En aquellos casos en los que el banco haya realizado una propuesta y el cliente (y el cliente no esté de acuerdo) decida iniciar la vía judicial, si la indemnización que se obtenga fuera inferior a la que ofrecía el banco en su día, puede apreciarse mala fe por parte del consumidor por no haber aceptado la propuesta en su día.


Por ello, es recomendable contar con un abogado especialista en esta materia que pueda asesorar al consumidor tanto en su elección de la propuesta realizada por el banco (sobre si las cantidades se adaptan o no a lo debido realmente) y el posterior procedimiento judicial.


¿Puedo reclamar mi cláusula suelo si he cancelado ya el préstamo?
Si. Puedes reclamar siempre que no hayan pasado 4 años desde que cancelaste el préstamo hipotecario, puesto que es el plazo de prescripción para este tipo de acciones. Aun así, recomendamos asesoría en este caso, puesto que hay otras soluciones con prescripciones mayores, aunque no tan claras.


¿Puedo vender o liquidar mi préstamo hipotecario y después reclamar?
Si. En este sentido es de vital importancia que antes de vender esa vivienda o de amortizar el préstamo se haga una reclamación previa por escrito al banco, ya que estos emplean el argumento de que, si se ha finalizado el préstamo o vendido la vivienda sin haber hecho reclamación previa, se entiende que se ha estado conforme con todo lo aplicado hasta la fecha.


Nuestra recomendación es realizar una reclamación por escrito al banco antes de cancelar el préstamo hipotecario por esta cuestión, para así alegar la no conformidad con lo aplicado hasta la fecha.


¿Puedo reclamar mi cláusula suelo si soy autónomo o una pequeña empresa?
No, en esta solución extrajudicial solo tiene cabida la figura del consumidor, que incluye a personas físicas que actúen con un propósito ajeno a su actividad comercial, empresarial, oficio o profesión. Pero nada impide que reclames la abusividad de la cláusula suelo por otras vías.


¿Debo declarar la indemnización por cláusula suelo en la declaración de la renta?
En relación con el tratamiento fiscal de las cantidades devueltas no se integrarán en la base imponible de la declaración de la renta, lo que significa que no procede incluir en la declaración ni las cantidades percibidas como consecuencia de la devolución por cláusulas suelo ni tampoco por los intereses indemnizatorios.


No obstante, sí que se tendrá que realizar la correspondiente regularización en la declaración de la renta para los casos en que dichas cantidades hubieran formado parte de la deducción por inversión en vivienda habitual.


Si en lugar de acordar la devolución en efectivo, lo que se hace es reducir el principal del préstamo, no será de aplicación esta regularización.


¿Cuándo tengo que realizar la regularización para ponerme al día con Hacienda?
Según ha comunicado la Agencia Tributaria, en los casos de quienes hayan recibido las cantidades mediante sentencia judicial, laudo arbitral o acuerdo durante el año 2016, se realizará la regularización en la declaración del año 2016 (que se presentará en abril, mayo y junio de 2017), y afectará, con carácter general, a los años fiscalmente no prescritos, es decir, a 2012, 2013, 2014 y 2015.


Y si el acuerdo con la entidad o sentencia se produce en el año 2017, la regularización se llevará a cabo en la declaración del año 2017 (que se presentará en abril, mayo y junio de 2018), y que afectará a las deducciones de los años 2013, 2014, 2015 y 2016.


¿Quieres saber más?


Si necesitas más información o estás interesado en iniciar el proceso,
haz click a continuación:

Contacto